¿Cómo hacer uñas esculpidas o postizas? Consejos sobre las técnicas y los materiales a utilizar

unas-postizas1Ni los vaivenes de cada profesión, ni la falta de tiempo para ponerse a tono con cada situación, ni los problemas de fragilidad por falta de calcio, ni siquiera la “fiaca” de trabajarlas para tenerlas siempre “impecables”… nada atenta ya contra la belleza y perdurabilidad asegurada, que proporciona el esculpido de uñas.

Si bien existen técnicas diferentes a la hora de elegir este método, según lo que se busque o el tipo de actividad diaria que se tenga, la opción del esculpido aparece como un manojo de ventajas difíciles de ignorar, cuando se quiere tener uñas de apariencia natural y perfecta.

La seguridad que ofrecen en su fijación, la naturalidad en el acabado y la comodidad en el cuidado o mantenimiento, la diferencian de las ya clásicas “uñas postizas”, que si bien constituyen una opción alternativa, su fijación a base de pegamentos puede, a veces, llegar a ahogar la estructura de la uña.

¿Qué es el esculpido?

Según explicó Silvana Matus, licenciada en Cosmeatría, “el esculpido de uñas es un proceso, en donde se ‘construye’ una uña artificial que puede ser realizada en diferentes materiales para ser aplicada en la lámina de la uña natural; dejando una presentación impecable de forma permanente que se puede adaptar al estilo de cualquier mujer”.

La construcción de cualquiera de las técnicas de esculpido de uñas que sean artificiales, implica la aplicación de dos técnicas que favorecen al buen resultado y al acabado perfecto de las uñas de las manos. Estos dos sistemas son conocidos como moldes y tips (punta).

La técnica de molde se adapta perfectamente a las uñas de porcelana y gel, mientras que la del tip se ajusta a todo tipo de esculpido.

Las técnicas de cerca

Por molde. Basa su colocación alrededor del borde de la uña de un molde que suele ser de papel metalizado, material plástico o metálico. El objetivo del molde es poder crear una base sólida sobre la cual montar la uña artificial, por lo que debe cuidarse el ángulo de inclinación. La sujeción del molde al dedo tiene que ser firme para evitar desplazamientos durante la elaboración del trabajo. Se aplica en los procesos de esculpido de porcelana (material más resistente) y de gel (más frágiles).

Por tip. Los tips son soportes perfectos para alargar la longitud de la uña sin necesidad de recurrir a la aplicación de otras técnicas. Se aplican cuando el problema es de crecimiento, porque recubren tan solo la mitad exterior de la uña y a medida que van creciendo se van recortando, hasta que caen y se aplican tips nuevos. Como se trata de dar una base de apoyo para poner la uña artificial, el tip se pega sobre la uña natural. Existen varias medidas, que cubren diferentes tamaños de uñas naturales (los hay de distintos materiales: PVC, poliamida, ABS e incluso plástico reciclado).

El material del cual están hechos los tips es muy importante, ya que al limarlos, si no responden al tipo de material adecuado, o bien no se consigue la transparencia deseada o acaban por resultar quebradizos. “El tip es como una extensión de la punta que se puede rellenar con acrílico o porcelana. La diferencia es que cuando se hace una uña con molde, siempre tiende a ser más corta”, explicó la profesional.

Diferentes materiales

a) Uñas de porcelana con molde: la técnica del esculpido de uñas de porcelana admite otra modalidad de soporte, que son los moldes. Estos sirven de base de apoyo para poder construir encima la uña esculpida, de manera que el trabajo se hace mucho más cómodo y, como referencia de la forma de la uña, también mucho más preciso.

b) De gel (más frágiles) con lámpara: en el caso de las uñas de gel con calcio y lámpara, es una técnica basada en el esculpido con productos de apariencia gelatinosa.

c) Con fibra de vidrio: es uno de los procedimientos más interesantes a nivel estético, pero necesita un mantenimiento cada 15 o 20 días, ya que la uña crece, y hay que rellenarla. Protege toda la uña natural, ya que se la cubre, completamente, con un tejido de fibra de vidrio.

El mantenimiento

De acuerdo con Matus, el mantenimiento de las uñas esculpidas dependerá del crecimiento de las uñas naturales de cada persona. “Si se tiende a un desarrollo importante, la persona deberá asistir cada 10 o 15 días. Si el crecimiento de las uñas es normal, el mantenimiento deberá realizarse entre los 20 y 30 días. Esto es fundamental a la hora de preservar la técnica.”

La profesional insistió en que a pesar de que es una técnica segura, lo ideal es que cada 6 meses se saquen los moldes o tips para dejar que la lámina de la uña natural descanse durante un mes. “Esto es lo más aconsejable y durante ese lapso, para evitar debilitamiento, se puede incorporar calcio para fortificarlas aún más”, explicó.

Con respecto a la higiene, lo ideal es lavarse a diario con cepillo de cerdas y jabón blanco. Según Matus “la limpieza debe realizarse por debajo de las uñas y proceder a un prolijo secado para evitar micosis”.

Fuente: www.losandes.com.ar